Libro - El Dao del Fénix

20,00 €
Impuestos incluidos

El Dao del Fénix explora la manifestación interna y externa de los seres desde la alquimia del trazo. Cada ser tiene su relato, su energía y su forma de manifestarse al mundo.

La voluntad de este libro es la de compartir la belleza y energía que proviene de una forma de ver y entender el mundo. La clave que lo estructura es la verticalidad y desarrollo del pictograma y la caligrafía del caracter chino desde una profundización en la magia del Trazo.

Cantidad

 

Pasarela de pago segura

 

Envío en 48 horas a la península

 

Devolución hasta 14 días después de la compra

Hay muchas formas de ver la vida. Hay muchas formas de ser en la vida. En el fluir de la naturaleza caminar es la capacidad de desarrollar una acción sin esfuerzo consciente. Hay diversas formas de realización. La Peregrinación cha­mánica a un Monte Sagrado consiste en la liberación de tu centro de energía de tal forma que puedas llevar a cabo una acción canalizada desde un conoci­miento que trasciende a la razón y conecta con la energía universal. Es el ritual del Camino. Es Mandala. Este ritual se practica para promover la armonía en la humanidad y con la naturaleza, para disciplinar la mente, calmar el corazón y llegar a la pureza de la iluminación. El Chamán deja ser.

La llamada de la Tinta no se racionaliza. Se intuye. Me invade un vacío, la ne­cesidad de una migración. Una transformación. Después, el camino me lleva al desierto a conocer a un maestro chino. Allí descubro la sabiduría de la tortuga. En las nubes visualizo la caligrafía de los dragones. Observo cómo juegan con su perla. Los dragones existen. Hay que mirar con el corazón.

En la montaña vacía experimento una sensación de vacío y plenitud que recorre el cuerpo transformado en ser-nube. Peregrinar es un camino y un despertar. Es una meditación. Mi flauta es muy antigua. Al tocarla invoca al Chamán que la creó. Habla de los relatos alrededor de la hoguera, la mirada del águila entre las nubes del sueño. Habla del bosque y del lobo. Habla de la danza de la Ma­dre Ballena que enseña a su cría el desarrollo armónico del movimiento en el Océano, del canto totémico de la Ballena en su invocación de la expansión del espacio y del círculo tiempo, de la plenitud del vacío en los trazos dibujados por su cola a lo largo de la melodía de las corrientes. Esta flauta es memoria. En su diálogo con el tambor es el lugar de encuentro de las voces necesarias.

5 Artículos